lunes, 1 de enero de 2018

Viaje Chamánico VI - Preguntas Comunes sobre el Viaje Chamánico


¿Experimentaré mis viajes con todos mis sentidos?

Descubrirás conforme empiezas tus viajes que uno o dos de tus sentidos, serán más fuertes en la realidad no ordinaria. Algunas personas son más clarividentes, con lo que quiero decir que ven escenas, imágenes y símbolos en sus viajes. Otras son más clariauditivas, queriendo decir que oyen mensajes de sus espíritus ayudantes en la forma de palabras o voces. Otras son más clarisensibles – sienten la información en sus cuerpos. Y muchas personas son una combinación de lo anterior. En mi caso, soy principalmente clariauditiva, y en gran medida confío en los mensajes telepáticos que recibo de mis espíritus ayudantes. También veo, huelo y saboreo en mis viajes, aunque estas sensaciones son menos pronunciadas.
En la literatura chamánica, a menudo encontrarás el término “visión chamánica”. Los chamanes ven con sus corazones y no a través de sus ojos. Igualmente, los espíritus hacen contacto con nosotros a través de nuestros corazones, no nuestras mentes. Sin embargo, debido al simple volumen de películas, TV y ordenadores en nuestra cultura, nos hemos vuelto muy enfocados en lo visual. Como resultado, uno de los mayores desafíos cuando enseño a viajar es conseguir que la gente deje de esperar ver sus viajes como si estuvieran viendo algo en la TV o en las películas. Imagina lo que sería no escuchar nunca voces, música o los sonidos de la naturaleza. Imagina no oler nunca fragancias, saborear tu comida o tener la habilidad para tocar y sentir a otros. La vida se vuelve muy rica cuando todos nuestros sentidos están comprometidos, y lo mismo es verdad en nuestros viajes chamánicos. Desafortunadamente, en mis talleres la gente algunas veces piensa que no está viajando a menos de que tengan una experiencia visual. Por ello me esfuerzo mucho para animarles a despertar todos sus sentidos cuando están en la realidad no ordinaria.
Mi experiencia es que el sentido más fuerte para muchas personas en la realidad ordinaria es el más débil en la no ordinaria. Por ejemplo, he descubierto que muchos artistas no visualizan sus viajes – en lugar de ello, consiguen la mayor parte de su información a través de las sensaciones o el oído. Aunque este puede ser diferente de lo que esperaban, el regalo es que el sentido que está menos desarrollado en la realidad ordinaria, de repente tiene una oportunidad para ser avivado y reforzado a través del viaje.
Parte del desafío cuando empieces a viajar es descubrir qué sentidos son los más fuertes para ti en la realidad no ordinaria, y confiar en tu experiencia de los viajes – incluso si contradicen tus expectativas. Una vez hayas estado viajando durante un tiempo, descubrirás que verás, oirás, sentirás, saborearás y olerás en tus viajes justo como lo haces en tu vida ordinaria. Además, tus habilidades intuitivas en la realidad ordinaria aumentarán porque tus sentidos están así comprometidos (y por lo tanto, se vuelven más agudos) en el curso de los viajes. En otras palabras, desarrollarás tu propio y único lenguaje en los viajes que puede que no sea como el de tu experiencia de la realidad ordinaria, aunque los beneficios de ello se derramarán en tu vida regular.
También hay diferentes tipos de viaje. Algunas personas se experimentan como reuniéndose o caminando con sus espíritus ayudantes en el viaje. Algunas personas se experimentan como estando fuera del viaje y observándose a sí mismas dentro de él, como si fuera una película. Y otras personas se experimentan fusionados con su animal de poder o maestro, moviéndose a través del viaje en un estado fusionado, en lugar de estar separado. Esta es una poderosa manera de estar en un viaje, ya que nos hemos unido con el poder del universo cuando nos fusionamos con nuestro animal de poder, espíritu guardián o maestro. Esta es también una experiencia curativa. La mayoría de nosotros encontramos que nos movemos entre diferentes estilos de interacción, dependiendo de la naturaleza del viaje y nuestro nivel de experiencia.
Es importante también recordar que todo lo que sucede en un viaje, es parte de la respuesta a tu pregunta. Querrás ser consciente de tus alrededores – sea lo que sea que veas, oigas, sientas, huelas o saborees. Muchas personas solo se enfocan en las respuestas que sus animales de poder y maestros les dan, pero el tiempo (clima) en tu viaje también puede ser parte de una respuesta a tu cuestión. Incluso donde el sol esté en el cielo y si es de noche o de día, puede ser parte de la respuesta a tu pregunta.

¿Cómo se comunican nuestros espíritus ayudantes con nosotros?

Hay diferentes formas en las que los espíritus nos comunican información en nuestros viajes chamánicos. Una forma es a través de mensajes telepáticos. Podrías verte o sentirte con tu animal de poder, espíritu guardián o maestro, y podrías oír un mensaje, aunque no veas moverse sus labios. O los espíritus podrían mostrarte símbolos como respuesta a tu pregunta. O podrían llevarte a algún lugar para ver una escena que de algún modo responde a tu pregunta. Pero la forma más común en la que los espíritus ayudantes se comunican con nosotros es a través de la metáfora, la cual es un método de enseñanza común a todas las tradiciones.
Un ejemplo de esto está en lenguaje arameo – la lengua de Jesús – que era altamente metafórica y poética. Cuando la Biblia fue traducida del arameo al griego y después al inglés, las metáforas se tradujeron literalmente, a menudo cambiando el significado de las palabras. Un ejemplo es que no hay palabra en arameo para “bueno” o “malo”. Las palabras que más se asemejan en arameo eran “maduro” e “inmaduro”, refiriéndose a cómo todo es parte de un proceso orgánico en marcha. Pero cuando la Biblia fue traducida al griego y después al inglés, las palabras elegidas para representar “maduro” e “inmaduro” fueron “bueno” y “malo”. Esta mala traducción por sí sola dio forma a la evolución de la cultura judeocristiana de tal manera, que la naturaleza humana pasó a percibirse como algo separado de los ciclos naturales de estar preparado para algo, o no estar todavía preparado para ello.
Cuando se da una respuesta literal, solo hay un camino a andar. Pero cuando los espíritus se comunican usando la metáfora, hay muchos posibles niveles de enseñanza y significado. Tengo la sensación de que los espíritus intentan inspirarnos para expandir nuestras percepciones de nosotros mismos y nuestras situaciones, ofreciendo guía de esta manera. Además, las metáforas y la poesía tejen muchas capas, que nos enseñan cómo todo está interconectado.
Hace años tuve una poderosa experiencia en un viaje que me enseñó la importancia del lenguaje metafórico. Había viajado hacia mi animal de poder y le había preguntado que necesitaba en mi vida. Me dijo que debería trabajar más en el jardín. Pensé que su respuesta era un poco extraña, porque estaba viajando la mayor parte del tiempo y también vivía sobre una tierra que no era muy fértil. Pero dediqué unos meses de ese verano entre mis viajes, a trabajar en el jardín cuando podía.
Al final del verano, de repente me di cuenta de que me había equivocado al interpretar su respuesta literalmente. Al final caí en la cuenta de que lo que me quería decir es que relacionase la imagen de un jardín como una metáfora, y viera cómo estaba cuidando del jardín de mi vida y cuerpo. Me estaba pidiendo que considerara cómo estaba enseñando y trabajando con mis clientes.  ¿Estaba yo plantando semillas de amor, esperanza e inspiración en mis conferencias y clases? ¿O estaba plantando semillas de miedo? Me estaba pidiendo que viera todas mis palabras como semillas, y considerar qué tipo de plantas estaban creciendo a partir de mis palabras.
La siguiente vez que viajé hacia él, me dijo que estaba sorprendido del tiempo que había necesitado para entender el verdadero significado de su  consejo. Por otra parte, observó que mi jardín en la vida real, era bueno para mí – ¡así que no había sido una pérdida total de tiempo! Sin embargo, me explicó que en el viaje original, intentó ofrecer un cuadro más amplio de mi vida que el jardín de “sello de correos” que hay fuera de mi casa. Trató de mostrarme que muchas personas están llenas de miedo y desesperación, lo que subraya la importancia de contar historias que inspiren amor y esperanza. Tradicionalmente, los chamanes eran los psicólogos de sus comunidades – conocían las historias que curarían a sus clientes. Mi animal de poder me pidió que me asegurara de contar historias sanadoras a todos los que encontrara en mis clases, prácticas y mi vida – lo cual fue una lección de gran valor.
Mi experiencia ha sido que nuestros espíritus ayudantes siempre intentan conseguir que nos expandamos y crezcamos. Siempre están intentando inspirarnos a hacer cambios positivos y vivir vidas plenas y significativas. Siempre intentan despertarnos del estar desconectados de la naturaleza y los mundos invisibles, ya que muchos de nosotros estamos atascados en las creencias limitantes de la realidad ordinaria. Una técnica que usan es la metáfora, que nos estira en el proceso de interpretación. Las metáforas nos hacen romper las diminutas cajas en las que nos metemos con las interpretaciones literales, y nos piden que veamos el cuadro mayor de nuestras vidas. Todavía estaría en mi jardín trabajando duro si no hubiera reflexionado más profundamente sobre mi guía.

¿Cómo debería confeccionar las preguntas que hago a mis espíritus ayudantes?

Mi experiencia ha sido que hay dos factores clave para un viaje exitoso: generar una fuerte intención y hacer las preguntas correctas. Los mejores tipos de preguntas a hacer empiezan con las palabras quién, qué, dónde o cómo.
Cuando empiezas a viajar, lo mejor es hacer una pregunta por viaje. Asegúrate de que la misma no tiene un “y” o un “o” en ella, lo que la convertiría en dos preguntas en una. Ya ves, si tus espíritus ayudantes te dan respuestas simbólicas, no sabrás a qué pregunta están respondiendo. Podrías creer que tu espíritu ayudante ha acabado respondiendo a la primera parte y ha continuado con la segunda, cuando podría realmente estar dándote más información en respuesta a tu primera cuestión. Hasta que te hayas acostumbrado al lenguaje compartido con tus espíritus ayudantes, es mejor hacer una pregunta por viaje. Siempre puedes viajar de nuevo en otro momento para hacer la otra pregunta.
Conforme ganes más experiencia, podrías descubrir que puedes hacer más de una pregunta por viaje. En este punto, me siento muy cómoda con la forma de comunicación que mis espíritus ayudantes usan, la cual me permite llevar largas conversaciones con ellos. Sin embargo, necesitarás tiempo y práctica para alcanzar ese nivel.
Cuando estás pidiendo ayuda sobre una importante decisión, es mejor hacer preguntas que resulten en la mayor información posible. Un simple sí o no por respuesta, no te ayudará a considerar detalladamente una difícil decisión. Igualmente, un “debería” o “no debería” no es lo ideal. Por ejemplo, es muy común para la gente preguntar a sus espíritus ayudantes si deberían casarse con alguien. Si presentas tu cuestión en la forma de “debería yo”, tu animal de poder podría responder “Sí”, dando la impresión de que el matrimonio será feliz. Después, si tienes un matrimonio doloroso que no fue afortunado, te preguntarás por qué fuiste guiado para hacerlo. Sin embargo, tus espíritus ayudantes pueden haber visto el matrimonio como una oportunidad para aprender importantes – aunque dolorosas – lecciones. Es importante entender que mientras nuestros espíritus ayudantes nos protegerán del daño, no nos protegerán de las duras lecciones que algunas veces necesitamos para aprender en esta vida. Por otra parte, si preguntaras “¿Qué aprenderé o experimentaré si me caso con esta persona?”, tu animal de poder podría responder: “Aprenderás sobre la traición”. Esa respuesta te habría aportado una comprensión mucho más clara de lo que sucedería en tu matrimonio – y de si querías o no eligir ese camino. 
Durante uno de mis más memorables viajes, encontré a mi maestra Isis que me preguntó “¿Sabes cuál es tu problema?” Me quedé muy sorprendida por tan abrupta pregunta y repliqué, “No. ¿Cuál es mi problema?” Ella contestó, “Simplemente que no ves la vida como una aventura.”
Así que le dije que tenía algunas preocupaciones bastante serias que podrían estar obstaculizando mi sensación de aventura en la vida. Compartí una lista de preocupaciones con ella, incluyendo el miedo a poder acabar como una persona sin hogar en la ciudad de Nueva York. Habiéndome criado en Nueva York, esta ha sido siempre una preocupación mía subyacente que a mis amigos les encanta usar para burlarse de mí.
Me miró y luego se fue. Después, se dio la vuelta y mirándome fijamente a los ojos dijo, “¡Qué aventura más increíble sería esa!”
Si lo piensas, sería una aventura, pero quizá no la que elegirías voluntariamente. Sin embargo, su punto de vista era el típico punto de vista de los espíritus en la realidad no ordinaria – ellos ven la vida humana como una bella aventura llena de oportunidades para aprender y crecer a encontrar incluso en las circunstancias más inesperadas.
Las cuestiones de “¿por qué...” están bien algunas veces, aunque no siempre se pueden responder directamente. Por ejemplo, si haces una pregunta tal como “¿Por qué tenía que morir mi amor en ese accidente?” puede que no recibas una respuesta clara. Algunas cosas pertenecen al misterio de la vida y  no pueden ser respondidas o puede que no sean apropiadas para que las entiendas. Esto ciertamente no significa que no puedas hacer preguntas del tipo “¿por qué...?” Simplemente es importante entender que algunas veces habrá limitaciones a las respuestas que recibirás a dichas preguntas.
También es muy difícil obtener respuestas adecuadas para las preguntas tipo “¿cuándo...?” Recuerda que estás viajando fuera del tiempo, que asume significado diferente y a menudo misterioso en la realidad no ordinaria. Este es el motivo de que las profecías a menudo sean inadecuadas o poco claras respecto al tiempo, lo cual también puede ser verdad de las respuestas a preguntas sobre cuando sucederá algo.

¿Cómo interpreto mis viajes?

Aunque algunos mensajes son obvios y directos, los viajes a menudo están llenos de símbolos que pueden ser difíciles de descifrar. Ya que el chamanismo es un sistema de revelación directa, nadie puede interpretar tus viajes excepto tú.
Si te atascas con el significado de un símbolo o metáfora, aquí hay algunas sugerencias. Intenta hacer más preguntas sobre lo ocurrido durante el viaje para ver si alguna información nueva surge. Por ejemplo “¿En qué manera la presencia del sol pertenece a mi cuestión?” o “¿Cómo el paisaje que percibí se relaciona con mi pregunta?” Trabajar con cada uno de los elementos claros que estaban presentes en tu viaje para descubrir cómo aportan información adicional en respuesta a tu pregunta. Otra técnica útil es escribir en tu diario o hablar en alto en un flujo de consciencia hasta que tu psique revele la respuesta. A menudo, el proceso de reflexionar sobre la información dada a ti aporta claridad. También recomiendo que cuando te sientas atascado, viajes a tus espíritus ayudantes para que te den la información que necesitas de otra forma que te pudiera ser más fácil de entender.

¿Me estoy inventando mis viajes?

El desafío más común que los nuevos practicantes del viaje chamánico encaran es el miedo a que estén inventándose sus viajes – que todo está sucediendo solo en sus mentes y por lo tanto es irrelevante.
La mayoría de los que estáis leyendo este libro os habéis criado en una sociedad en la que se os enseñó que los reinos invisibles no existen. Se os enseñó que solo lo que podéis ver, sentir, oír, degustar y oler es real, y que el resto existe solo en vuestra imaginación. Después de todos estos años de basar vuestra percepción de la realidad en lo que es tangible, oír a alguien deciros que podéis viajar a la realidad no ordinaria y pedir a seres espirituales invisibles consejo y guía es confuso, en el mejor de los casos. Esta cuestión surge en casi todos cuando empiezan por primera vez con la práctica del viaje chamánico.
De pequeños, muchos de nosotros nos regocijamos en nuestra habilidad para comunicarnos con seres amorosos y cariñosos en los mundos invisibles. Sin embargo, conforme crecemos y nos socializamos, creyendo solo en la realidad física, nuestra relación con el mundo invisible se disuelve.
No obstante, muchos de nosotros añoramos redescubrir los mundos invisibles y nuestra interconectividad con todos los seres visibles e invisibles. A un nivel profundo, todos sabemos que hay más en la vida que las posesiones materiales, que lo que la sociedad nos dice que es verdad, o que lo que experimentamos con nuestros cinco sentidos.
Hace varios años estuve dando un taller sobre el viaje donde la cuestión de la imaginación era muy pronunciada. Una y otra vez la gente me preguntaba de diferentes maneras “¿Me estoy inventando mi viaje?” Durante un descanso, una mujer brasileña se me acercó para decirme lo sorprendida que estaba de que tanta gente estuviera atormentada con esta cuestión. Ella había crecido en una cultura en la que hay una fuerte creencia en los espíritus, y para ella no había duda en si los espíritus eran “reales”. Sin embargo, mis padres ciertamente no me hablaron sobre los animales de poder y los espíritus ayudantes a la mesa para la cena mientras me hacía mayor – ¡ni la mayoría de los padres de los participantes al taller!
Mi experiencia me ha demostrado que la mejor forma de evaluar la validez de tus viajes chamánicos se basa en tus resultados. Si mantienes la práctica del viaje chamánico, empezarás a ver resultados útiles y beneficiosos surgiendo a partir de la guía que recibes. Recuerda, el chamanismo ha sido tradicionalmente un sistema orientado hacia los resultados, y es importante para ti evaluar tus resultados de forma continua. La pregunta importante a plantearte es “¿Obtengo información que produce una diferencia positiva en mi vida?”
Cuando empieces a ver resultados significativos, tu mente empezará a tranquilizarse y finalmente descubrirás que ya no te distraerá la cuestión de si todo está sucediendo en tu imaginación o no. No obstante, si intentas combatir con tu mente o creencias mientras estás viajando, dedicarás mucho del tiempo de tu viaje en diálogos internos y estarás demasiado distraído como para recibir información clara. Lo que hago cuando mi mente analítica interfiere mientras estoy viajando es estar simplemente de acuerdo con lo que tenga que decir, y después continuar con mi viaje. Y lo que te recomiendo es que le des al viaje una oportunidad para revelarte sus beneficios con el tiempo, lo cual satisfará a tu mente perspicaz.
En nuestra cultura, la gente a menudo olvida “relajarse” cuando hacen alguna práctica espiritual. Tendemos a tomárnoslo todo con demasiada seriedad, poniendo demasiada presión sobre nosotros mismos. Los chamanes y curanderos tradicionales siempre se están riendo. Ser demasiado serios en nuestros viajes y vidas nos desconecta de nuestro propio potencial creativo. Aprende a reírte de ti mismo y diviértete con tu práctica. Descubrirás a medida que viajas con el tiempo, que tus espíritus ayudantes tienen bastante sentido del humor y siempre están intentando conseguir que te relajes.
Cuando empecé a hacer viajes, mi animal de poder encontraba escenarios humorísticos para enseñarme sobre la forma de hacer preguntas apropiadas. Recuerdo en un viaje en el que fui al Mundo Inferior para reunirme con él. Cuando aparecí en el bosque de pinos donde vive, estaba vestido con un elegante uniforme de camarero, llevando unos guantes blancos inmaculados. Me mostró una pequeña mesa redonda que estaba decorada con un mantel blanco rizado y un pequeño florero con flores. Sacó una silla para mí y me pasó el menú. Abrí el menú y quedé sorprendido al ver lo que había dentro. Había dos columnas conteniendo diferentes preguntas. Mi animal de poder anunció que la pregunta que yo trataba de hacer era la equivocada. Ni siquiera le había dicho cuál era mi pregunta, por lo que obviamente estaba sintonizado con mi intención antes de que yo siquiera hablara. Entonces me explicó que las preguntas del menú eran preguntas apropiadas, y que podía elegir una la de columna A y otra de la columna B para hacérselas durante mi viaje. Creo que este es un maravilloso ejemplo de cómo los espíritus pueden enseñarnos a través del humor y de forma juguetona, lo que ayuda a mantener la práctica más distendida.

¿Qué desafíos podría encontrar en mi práctica del viaje?

Muchas personas se quedan atascadas en la cuestión de si “¿Estoy viajando correctamente?” Recuerda, no hay forma correcta de viajar – cualquier cosa que experimentes es correcta para ti. Es importante aprender a honrar y validar tus experiencias únicas. Esto puede tomarte algún tiempo y paciencia, pero las recompensas serán grandes.
Otro desafío común es la necesidad de ver un viaje de forma visual – en lugar de usando nuestros otros sentidos. La forma de trabajar con esto es abrirte conscientemente a todos tus sentidos en la realidad no ordinaria. Si no ves nada visualmente, simplemente date cuenta de lo que estás oyendo, sintiendo, oliendo o degustando, y relájate para recibir información de una nueva forma.
Mencioné antes cómo la gente de nuestra cultura tiende a interpretar todo lo que sucede en un viaje literalmente. Esto puede cambiar por completo el significado de un viaje. Busca las metáforas. Expande tu consciencia para incluir el “gran cuadro” que tus espíritus ayudantes intentan mostrarte.
Una de las mayores quejas que los viajeros chamánicos tienen es que no pueden parar el parloteo de sus mentes mientras están viajando. A menudo cuando nos tomamos tiempo para hacer trabajo espiritual, nuestras mentes nos desafían con interminables distracciones. Podrías acabar pensando sobre lo que vas a llevar puesto al trabajo, o lo que vas a comer, o hacer listas mentales de todas las cosas que deberías hacer en lugar de eso.
Repetir la intención del viaje una y otra vez, te llevará de vuelta al viaje y reenfocará tu mente. También te sugiero que encuentres momentos del día para viajar cuando tu mente esté tranquila, en lugar de llena de distracciones. Una vez más, te sugiero que intentes hacer alguna danza o canto antes de viajar para aquietar tu mente y ponerte en el correcto espacio emocional para viajar.
Otra forma de aquietar la mente es implicarte en una actividad física – tal como danzar o cantar tus viajes mientras están tomando lugar. A mí personalmente me gusta hacer sonar mi maraca y cantar mis viajes en voz alta. Con el fin de desviar el parloteo mental, simplemente tamborileo por mí misma, lo cual parece llevarme a mayor profundidad en mis viajes. En las culturas chamánicas tradicionales, el chamán a menudo realiza su viaje para la comunidad danzando, cantando o recitando en alto todo lo que sucede. El chamán narrará a dónde está viajando el grupo, con qué espíritus se están encontrando, qué mensajes están siendo comunicados y qué trabajo de curación se está haciendo. Tú también podrías intentar un movimiento o danza libre mientras estás viajando, en lugar de acostarte o sentarte tranquilamente, si eso ayuda a enfocarte en tus viajes.

¿Cuándo debería viajar?

Lo mejor es viajar cuando tengas una pregunta clara o cuando necesites ayuda. Cuando la gente empieza al principio a viajar, a menudo se sienten muy excitados con la práctica y quieren viajar constantemente. Sin embargo, me gustaría advertirte de que no querrás crear una práctica basada en hacer numerosas preguntas, tomar notas, pero no aplicar realmente nada de dicha guía en tu vida. En otras palabras, no querrás recolectar información espiritual y no integrar algo de la misma en tu vida.
Lo tan a menudo que deberías viajar se te hará claro con el tiempo – y puede ser cíclico. Algunas veces descubrirás que necesitas más tiempo entre viajes para integrar la información, mientras que otras veces integrarás la información más rápidamente y estarás preparado para tu siguiente viaje casi inmediatamente.
Cuando se trata de un asunto emocional o físico particular, puede que necesites viajar varias veces antes de notar un cambio. Y si no estás obteniendo resultados positivos en torno al problema, puede que necesites buscar ayuda externa. Algunas veces cuando estás demasiado apegado emocionalmente al resultado de un problema, puedes no ser capaz de salirte lo suficiente del camino para acceder a una guía espiritual clara. Lo mismo es verdad si estás en un estado emocional respecto a un ser querido o miembro de la familia. En estos casos, necesitarías encontrar a alguien en el que confíes y que pueda viajar en tu nombre.
Yo viajo mucho cuando estoy escribiendo o trabajando sobre un proyecto creativo. Mis espíritus ayudantes son una fuente continua de inspiración para mí mientras escribo. Te recomiendo que intentes viajar cuando estés trabajando en un proyecto específico, para pedir un espíritu ayudante que esté dispuesto a apoyarte con tu proyecto.
También es importante darse cuenta de que pasarás a través de muchos ciclos en tu práctica de viaje. Puede que haya semanas y meses en los que tus viajes sean fuertes y claros. Y después puedes chocar con un ciclo en el que intentes un viaje y no percibas ninguna información sensorial en absoluto. Esto es normal – y puede durar varias semanas o meses. Todos somos parte de la naturaleza, y estos son ciclos naturales a los que estamos sujetos. En nuestra cultura siempre queremos estar en modo “encendido”. Ya no honramos al increíble ciclo de gestación que es necesario para la regeneración que trae nueva vida. Las plantas no florecen 365 días al año. De la misma manera, algunas veces estamos en un profundo proceso de germinación y gestación. Durante estos momentos todavía podemos viajar para otros, pero para nosotros las cortinas podrían cerrarse durante un tiempo. Si ocurre esto, es importante no frustrarse o sentir que tus espíritus ayudantes han desertado de ti. Todavía están ayudándote de formas invisibles. Sigue viajando y comprobando de tiempo en tiempo. Al final tus viajes continuarán y se volverán fuertes y claros una vez más. 

¿Cómo sé cuándo debería ir al Mundo Inferior o al Mundo Superior?

He descubierto que cuando la gente aprende a viajar, a menudo se sienten más atraídos por un mundo que por los otros. Algunas personas tienen la experiencia opuesta. Muchas personas están cómodas viajando en ambos mundos. Esto a menudo cambia con el tiempo, dependiendo de con lo que estés trabajando. Tu estilo de viaje evolucionará, y los mundos en los que te sientes más cómodo cambiarán. Es importante mantenerse flexible.
Con experiencia, descubrirás que tus animales de poder y maestros se especializan en diferentes áreas. Aprenderás a qué espíritus ayudantes preguntar en consideración a los diferentes tipos de cuestiones y ayuda. En mi propia práctica, mi animal de poder generalmente está disponible para mis clientes y para mí, aunque mis maestros tienden a ofrecer la mejor información relacionada con mis escritos y problemas globales más amplios. Muchos practicantes chamánicos trabajan con sus maestros en forma humana cuando están trabajando con clientes. Al viajar sobre una base regular, empiezas a identificar qué animal de poder o maestro sirve para ciertos tipos de cuestiones o problemas. Descubrirás que diferentes espíritus ayudantes tienen diferentes especialidades. Incluso cuando tus espíritus ayudantes hayan demostrado especialidades, sería bueno viajar a diferentes espíritus para pedir sus opiniones sobre el mismo problema – a menudo tendrán diferentes perspectivas de valor a compartir contigo.
Recuerda que tus animales de poder y maestros pueden cambiar con el tiempo. Pueden permanecer contigo durante años, o puedes descubrir que nuevos espíritus ayudantes se presentan cuando pidas diferentes tipos de ayuda.
Durante tus viajes, puedes moverte entre los mundos tanto como te guste. Si estás viajando al Mundo Inferior y quieres estar en el Mundo Superior, simplemente dirígete hacia arriba. De forma similar, puedes viajar desde el Mundo Superior hacia el Mundo Inferior si lo deseas. Tus animales de poder y maestros pueden viajar entre los tres reinos, por lo que no hay límites respecto a dónde puedes ir y a quién puedes conocer.
Busca el elemento sorprendente en tus viajes. A menudo descubrirás espíritus que quieren ayudarte voluntariamente, cuyas identidades te sorprenderán. Obtendrás respuestas y ayuda de maneras inesperadas. El elemento de sorpresa en mis viajes es en gran medida lo que me ha mantenido tan enganchada a mi práctica chamánica durante los últimos veinte años.
Piensa en tu práctica de viaje chamánico como un trabajo en progreso. Profundizará y crecerá en proporción al tiempo que le dediques. La clave es seguir practicando y desarrollando una relación de confianza con tus espíritus ayudantes. Esto ocurrirá de forma natural con el tiempo.
Permite que tus viajes sean fluidos y orgánicos. Explora diferentes niveles en ambas direcciones. Ábrete al encuentro de nuevos espíritus ayudantes que te puedan ser de ayuda. ¡Sé un aventurero! Admite el amor, sabiduría y curación que tus espíritus ayudantes y el universo anhelan compartir contigo.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario