domingo, 3 de septiembre de 2017

El Alfabeto del Deseo - Un Método de la Magia del Caos

Por Anousen Leonte


(Traducido por Manon de Chaos Magick and Talismans)

Introducción

Esta es una pequeña guía sobre el tema del Alfabeto del Deseo de Austin Osman Spare. Mientras que el Alfabeto del Deseo es una poderosa herramienta mágica, es un tema a menudo pasado por alto en el ocultismo – incluso en la magia del caos. No es tan accesible como la magia sigílica y requiere un mayor grado de pensamiento intelectual y planificación con el fin de hacerlo en un formato realmente estético y trabajable. Por eso se ha convertido en un arte un tanto descuidado. No obstante, si estás interesado en expandir tus horizontes mágicos, creo que encontrarás que el Alfabeto del Deseo es una herramienta inestimable – y además, bastante entretenido de desarrollar. Aunque enraizado en las mismas ideas de la magia sigílica, la trasciende, convirtiéndose en un sistema real de los símbolos psíquicos de uno mismo. Incidental y ocasionalmente, los diseños hechos como parte del Alfabeto del Deseo pueden convertirse en un tipo de panteón abstracto del propio ser, si así lo quieres, permitiendo a los magos del caos acceder a diferentes aspectos de sí mismos a voluntad. Esto puede hacerse de forma introspectiva y mística o como un medio de intento de hechicería. De cualquier manera, requiere más atención, esfuerzo y perseverancia que la magia sigílica normal, pero creo que encontrarás no solo que es una herramienta poderosa, sino una herramienta que también es extremadamente divertida e interesante de organizar y diseñar. Incluso si no se convierte en tu forma de magia predominante o preferida, creo que será un experimento interesante para ti y puede que incluso aprendas algunas cosas sobre ti mismo en el proceso.
La idea básica detrás del Alfabeto del Deseo es construir una serie de símbolos mágicos y alinearlos con diferentes aspectos de ti mismo. Esto se puede hacer de una forma jerárquica, con ciertos aspectos predominantes, o puedes abstenerte de una jerarquía por completo y crear un sistema equilibrado, con cada aspecto trabajando en concierto para lograr tus metas. Cada letra del Alfabeto del Deseo, se corresponde a una parte de ti y puede ser usada como un medio de convocación de ese aspecto de ti mismo en un contexto mágico. También puedes crear un Alfabeto del Deseo que se corresponda con aspectos de tu experiencia del mundo exterior. Cualquier cosa que encuentres – sea interna o externamente – puede ser cristalizada dentro de un símbolo. De hecho, la mayor parte de los sistemas mágicos e históricos del mundo, son simplemente una forma de Alfabeto del Deseo. La única diferencia definitiva es que mientras que el Alfabeto del Deseo es personal,  los sistemas mágicos históricos son utilizados y compartidos por muchas personas, y mientras que los sistemas mágicos históricos fueron creados por una persona o grupo de personas para el uso de muchos, el Alfabeto del Deseo es algo creado por el hechicero, siendo por lo tanto único para él. No obstante, las sefirot qabalísticas, el Tarot, el I Ching, muchos sistemas tántricos y otros, reflejan las ideas básicas del Alfabeto del Deseo en términos de su estilo básico y uso. En lugar de que otro defina qué símbolos usarás y qué significarán, el Alfabeto del Deseo te permite crear los tuyos propios. Tú decides qué aspecto tendrán y significarán los símbolos y cómo se usarán. Una vez hayas completado todos los símbolos que desees, actuarán como letras de un alfabeto, encadenadas juntas para formar palabras y frases mágicas, siendo empleadas en una gran variedad de maneras diferentes: sellos usados para invocar a espíritus, talismanes imbuidos con ciertas propiedades mágicas, un medio de adivinación, etc. Lo que puedas hacer con dicho sistema de símbolos solo está limitado por tu imaginación, y puedes expandir tu Alfabeto del Deseo tanto como lo desees. No estás restringido por ningún otro sistema y puedes, por lo tanto, trabajar potencialmente de una manera más íntima. Esa es la esencia del Alfabeto del Deseo.
Esto no quiere decir, sin embargo, que utilizar sistemas que haya creado otro sea necesariamente algo malo. De hecho, potencialmente pueden ser más poderosos, ya que muchas y diferentes personas han vertido sus energías dentro de ellos. El Alfabeto del Deseo es algo personal y privado, y la energía vertida en él viene de ti – no de otras personas. Por lo tanto, de alguna forma, le falta la intensidad de los sistemas más establecidos. Sin embargo, hay algo que decir sobre crear tu propio sistema. Mientras que los sistemas de otras personas pueden ser más poderosos en un sentido general, también hay un gran poder en algo que tú, tú mismo, has creado – un poder que a un sistema externo le falta. Una de las contribuciones más vitales y únicas de Austin Osman Spare al mundo de la magia, fue su completo énfasis en la creación de un sistema personal de magia. Combinó arte y magia en un sistema unificado y dio una variedad de métodos cuya principal meta es empoderar al mago como individuo para crear su propio estilo. La forma del Alfabeto del Deseo que describiré es una forma un poco modificada y más práctica del método de Spare. Mi intención es que sea útil para el practicante principiante e intermedio por igual. Sin embargo, este no es un libro independiente y deberías estudiar muchos de los fundamentos de la magia del caos, antes de comprometerte en la creación de tu propio Alfabeto del Deseo. Si estás familiarizado con las ideas básicas de la hechicería y magia desde el punto de vista de la magia del caos, no obstante, describiré todo lo que necesitas para empezar.
Habiendo dicho eso, empecemos con el show.

Ejemplos de Sistemas de Símbolos

Para entender el Alfabeto del Deseo, creo que primero es necesario echar un vistazo a los sistemas de símbolos en general y ver cómo operan. Todos los sistemas de símbolos siguen esa idea básica: una manera de ver el universo e interactuar con él de una forma que está más allá de la consciencia normal. Un sistema de símbolos aísla los varios aspectos de la realidad y los ordena de tal manera que se interrelacionan. También permite a los estudiantes de magia y misticismo hacer uso de dichos símbolos como un medio de extender el poder de la consciencia. Una vez un sistema de símbolos se ha establecido, sus correspondencias pueden ser usadas tanto como un medio de alterar la consciencia, como de alterar la realidad física – esa es la teoría, al menos. El Alfabeto del Deseo trabaja sobre la misma base, aunque en un sentido personal. Primero veremos las características generales de los sistemas de símbolos y cómo se relacionan con el Alfabeto del Deseo. Después veremos los rasgos únicos del alfabeto del deseo y exploraremos sus ventajas comparadas con los sistemas de símbolos creados por otros.
Echemos un vistazo a la Qabalah como nuestro primer ejemplo. Como ya probablemente sabrás, la Qabalah es un sistema de misticismo judío y está basada en un diagrama místico conocido como el Árbol de la Vida. También hace uso del alfabeto hebreo, adscribiendo a cada una de las letras una amplia variedad de significados y correspondencias. Quizá sea uno de los más elegantes y exhaustivos sistemas de símbolos en existencia y es la base de mucha de la magia occidental. Está diseñada para la participación masiva en el sentido de que los practicantes de Qabalah la usan como un sistema para interpretar la realidad y comprometerse de una forma significativa y poderosa. Dado que la Qabalah tiene muchos practicantes, algunos magos del caos han teorizado que la energía dirigida hacia la Qabalah por tantas personas la hacen aun más poderosa, como se describió en la introducción. Por supuesto, los qabalistas tradicionales creen que el poder de la Qabalah proviene de sus orígenes divinos. Los magos del caos no están atados a dicha creencia, sin embargo y aunque pueden apreciar el poder inherente en ella, aun así no necesitan convertirse en qabalistas.
Históricamente, la Qabalah estaba dividida en dos formas: teórica y práctica. La forma teórica era un medio de descubrir el conocimiento divino a través de la contemplación de símbolos, mientras que la forma práctica, era básicamente magia – convocación de espíritus, lanzamiento de hechizos, alquimia, control onírico y una gran variedad de otras cosas. Algunos sabios judíos consideran que la Qabalah práctica está prohibida y quizá esto la hizo incluso más popular. El Alfabeto del Deseo, como la Qabalah, puede ser usado para ambos propósitos.
Según la Qabalah, el cosmos está dividido en 10 esferas conocidas como las sefirot. Son:

Kehter – La Corona

Chokmah – Sabiduría

Binah – Entendimiento

Chesed – Misericordia

Geburah – Ira

Tiphereth – Belleza

Netzach – Victoria

Hod – Gloria

Yesod – Fundamento

Malkuth – El Reino

Se cree que todo lo existente se incorpora y existe dentro de estas diez sefirot. Son consideradas emanaciones a través de las que Dios crea el universo. De acuerdo a una interpretación, las sefirot tienen cualidades astrológicas. La tradición de la Golden Dawn declara que estas son:

Kether – El Primum Mobile

Chokmah – El Zodíaco

Binah – Saturno

Chesed – Júpiter

Geburah – Marte

Tiphereth – Sol

Netzach – Venus

Hod – Mercurio

Yesod – Luna

Malkuth –  Tierra

En adición a las fuerzas astrológicas, a las diferentes sefirot también le corresponden inteligencias angélicas y huestes de ángeles. Este es uno de los conjuntos más comunes, también de la tradición de la Golden Dawn:

Kether

Arcángel: Metatron

Hueste Angélica: Chayoth Ha Qadesh, Santos Animales Vivientes

Chokmah

Arcángel: Raziel

Hueste Angélica: Ophanim, Ruedas, simbolizando el Zodíaco


Binah

Arcángel: Zaphkiel

Hueste Angélica: Aralim, los Fuertes

Chesed

Arcángel: Zadkiel

Hueste Angélica: Chasmalim, los Lúcidos

Geburah

Arcángel: Kamael

Hueste Angélica: Seraphim, los Llameantes

Tiphereth

Arcángel: Raphael

Hueste Angélica: Malachim, los Reyes

Netzach

Arcángel: Haniel

Hueste Angélica: Elohim, los Dioses

Hod

Arcángel: Michael

Hueste Angélica: Beni Elohim, Hijos de Dios

Yesod

Arcángel: Gabriel

Hueste Angélica: Cherubim

Malkuth

Arcángel: Sandalphon

Hueste Angélica: Ishim, los Santos

Ya deberías de ser capaz de ver cómo un sistema de símbolos como este funciona. Cada una de las sefirot tiene su propio conjunto de valores, significados, correspondencias y usos. De hecho, todo en la existencia puede encontrarse que se corresponde con al menos una de las sefirot, igual que todo en la existencia puede considerarse teniendo una correspondencia astrológica. La Astrología, por supuesto, es otro sistema de símbolos – uno que tiene incluso más prominencia en la magia que la Qabalah. Sin embargo, la Qabalah cubre la astrología y una hueste de otras cosas. Hay incluso una Qabalah inversa que se corresponde con varias inteligencias demoníacas.
Una vez una parte del sistema de símbolos se ha establecido, se cree que sus diferentes aspectos son evocables de una manera mágica. Por ejemplo, si fueras un qabalista tradicional y teórico y desearas conseguir penetrar dentro de la sabiduría de Dios, podrías considerar a Chokmah. Si fueras un qabalista práctico, podrías evocar a Binah y usarla como un medio de obtener acceso a sus poderes astrológicos y angélicos. Una vez el sistema de símbolos está en su lugar, tiene entonces impacto psicológico y mágico, y puede ser usado como un modelo y mapa para las operaciones mágicas y místicas. Según la magia del caos, dicho poder no es necesariamente objetivo – esto es, la Qabalah no es literalmente verdad, ni cualquier sistema de símbolos lo es – pero, más bien, es una forma subjetivamente poderosa de manipular las energías de la mente. Y a través de la manipulación de las energías de la mente, la energía de la misma realidad puede ser manipulada.
Quizá el aspecto más poderoso de dichos sistemas de símbolos sea el cómo se relacionan y corresponden con la psicología interna de uno. Nuestra psicología, naturalmente es la parte más íntima de nosotros y por lo tanto la más potente mágicamente hablando. En la Qabalah, no solo las sefirot tienen correspondencias astrológicas y cosmológicas, sino también se corresponden con elementos psicológicos. Por ejemplo:

Kether – la propia esencia de uno mismo

Chokmah – intuición

Binah – comprensión

Chesed – expansión/gozo/contento/deseo de volverse hacia dentro

Geburah – energía/ira/esfuerzo/deseo de volverse hacia fuera

Tiphereth – ego, sentido del yo

Netzach – sexualidad, estética

Hod – intelecto, habilidad mágica

Yesod – la mente emocional

Malkuth –  la personalidad completa

Como probablemente podrás ver, cuando estos aspectos psicológicos tienen correspondencias astrológicas, cosmológicas y espirituales, todo el sistema funciona como un tipo de máquina mágica. Cuando esto se empareja con los otros aspectos y correspondencias, tiene un sistema completo por el que poder acceder a una plétora de energías mágicas, con partes de ti mismo correspondiéndose con partes del universo en toda su extensión, así como con espíritus angélicos y astrológicos.
El Alfabeto del Deseo puede compararse a una Qabalah personal. Lo que le falta en términos de poder tradicional lo gana por su singularidad e intimidad con el individuo que lo ha creado. Su poder debería ser obvio ya que permite al mago del caos crear un sistema realmente único, hecho a medida para adecuarse a sus preferencias estéticas y deseos. Esto mejora su habilidad para tener impacto psíquico interno y por lo tanto mejora potencialmente su poder.

Creando tu Alfabeto del Deseo

Echemos un vistazo a cómo crear tu Alfabeto del Deseo. La forma más característica y estilo definitorio de la magia del caos es el uso del sigilo. Básicamente, un sigilo es un glifo no representativo creado con el fin de corresponderse con un elemento de la realidad. En el lanzamiento de hechizos, el sigilo se usa para corresponderse con un deseo, pero este no es el único uso de un sigilo. Los sigilos también pueden usarse para convocar experiencias de los espíritus, o como un medio de meditación. En términos del Alfabeto del Deseo, los sigilos pueden ser usados como la forma principal en la que representar diferentes elementos.
Es fácil crear un sigilo. Normalmente se crea a través de una declaración de intención – una clara y nada ambigua frase que transmita tu deseo. Por ejemplo, “I WILL FIND A GOOD JOB” (Encontraré un buen trabajo). El método normal es eliminar las letras y vocales repetidas, que entonces hacen de la declaración: “WLFNDGJB”. Después simplemente superpones las letras las unas sobre las otras para crear un glifo o símbolo abstracto:


En el Alfabeto del Deseo, puedes hacer un sigilo a partir de una palabra que represente el elemento que deseas expresar. “LOVE” (Amor), por ejemplo. Esto se convierte en:

Para más información sobre cómo usar los sigilos de otras formas, he escrito tres libros sobre el asunto – Magia Sigílica: Los Fundamentos, Evocación a Través de la Magia Sigílica y Meditación Sigílica – o cualquier cantidad de otras buenas obras sobre el tema.
Ahora que ya sabes cómo hacer un diseño sigílico básico, deberíamos ver cómo crear el Alfabeto del Deseo como un sistema de símbolos. El método básico es crear primeramente, una lista de los elementos que deseas que estén representados. Puedes usar elementos universales tales como tierra, fuego, agua, aire, espacio, tiempo, materia, energía, etc., pero ya que la meta principal del Alfabeto del Deseo es representar aspectos internos de ti mismo, te recomendaría empezar con elementos psicológicos. Estos no tienen que ser muy técnicos. Puedes, simplemente, crear una lista de elementos psicológicos que quieras especialmente potenciar en un sentido mágico. Aquí hay un breve ejemplo:

1. Poder de Ensoñación

2. Ira

3. Lujuria

4. Alegría

5. Poder Mágico

6. Habilidades para Escribir

7. Habilidades Perceptivas

8. Poder Intelectual

Puedes crear un sigilo basado en cada uno de estos elementos, creándolo a partir de las letras que componen la palabra de dicho elemento, o usando otro método de tu propio diseño. Estos pueden ordenarse de forma jerárquica si lo deseas, pero no tienes que usar un patrón jerárquico – o cualquier patrón, para esa cuestión. La Qabalah está ideada de una manera jerárquica porque valora la idea de puro ser como representación de la naturaleza de Dios (la primera emanación o sefira siendo Kether, que es una forma de infinitud y por lo tanto un tipo de vacío). Desde la pureza inicial del ser, hay una devolución o descenso, que conduce a las sefirot inferiores. Si tienes un elemento en particular que desees enfatizar o si hay un elemento que identifiques como el centro de tu poder, podrías colocarlo en la cima de tu jerarquía. Pero la magia del caos no está comprometida ideológicamente con la idea de jerarquía, por lo que puedes prescindir de la jerarquía en su conjunto. De hecho, la estrella de ocho puntas de la magia del caos es un símbolo no jerárquico, y representa la confluencia de diferentes energías tanto fluyendo hacia el caos como saliendo del mismo, aunque sin ninguna primacía hacia cualquier energía o elemento en particular. Si gustas, puedes usar dicho patrón óctuple, o diseñar uno tuyo propio, haciéndolo tan complejo o simple como desees. Sin embargo, generalmente la mejor idea será apostar por la complejidad, ya que cuanto más complejo sea tu sistema, más concentrados serán los poderes que haya detrás de cada símbolo o sigilo.
No obstante, no necesitas usar sigilos para crear tu alfabeto. También puedes representarlo con pinturas o símbolos diseñados de otra forma. Mientras que el método de los sigilos tiene su propio poder psicológico y mágico, el Alfabeto del Deseo opera sobre diferentes principios. Aunque los sigilos usados para el lanzamiento de hechizos son poderosos debido a su habilidad para ser olvidados, los sigilos usados para la evocación y el Alfabeto del Deseo derivan su poder de su familiaridad. En ambos casos, sin embargo, el aspecto no representativo es lo que les permite afectar a la mente de una forma más profunda. Hay mucho espacio para la exploración, experimentación e innovación en el Alfabeto de Deseo, así que no estás obligado a adherirte necesariamente al alfabeto original que crees, puedes experimentar usando formas que sean representativas o no. La experimentación, realmente, es la mejor manera de determinar lo que es más poderoso y útil para ti. Muchas personas están bajo la falsa impresión de que simplemente porque empiezan un proyecto de una cierta manera, deben continuarlo así. No es así. No obstante, hay algo que decir respecto a la consistencia, y una vez encuentres que algo funciona, debería funcionar mejor y mejor en la medida en que sigues usándolo.
Sin embargo, una forma potencialmente más efectiva de asignación de diferentes elementos psicológicos y mágicos a los símbolos del Alfabeto del Deseo, es a través de las dualidades. Por ejemplo:

1. Amor/Odio

2. Alegría/Tristeza

3. Lujuria/Disgusto

4. Paz/Agitación

5. Luz/Oscuridad

6. Orden/Caos

7. Lógica/Irracionalidad

8. Energía/Letargo

Hay muchos beneficios en este método, algunos de los cuales no serán inmediatamente patentes. Es una buena idea, no solo representar tus fortalezas y deseos en el Alfabeto del Deseo, sino también tus debilidades. Cuantos más aspectos de ti incluyas, mejor. Y si los reúnes en algún tipo de dualidad, entonces las fortalezas de uno se transfieren a las debilidades del otro. La idea general de todas las formas de magia es que es mejor establecer un equilibrio saludable. Si hay demasiada energía en cualquier dirección, puede conducir a la obsesión y la destrucción. Puedes ver incontables ejemplos de esto en la historia de la magia – especialmente entre aquellos que tomaron el manto del profeta o reformador. Te guste o no, el ego todavía es una parte problemática de nosotros mismos y esto es especialmente verdad de la magia del caos. Parte de la metodología de la magia del caos es reducir el ego mientras se incrementan otras energías psicológicas. En un sentido mayor, cuanto más se disminuye el ego, más poderoso se convierte uno. Crear un equilibrio mágico es esencialmente disminuir el ego a través del aprovechamiento y control de las energías mágicas, permitiéndoles operar en sincronía. El ego puede ser considerado como un exceso de energía del yo, operando sobre líneas de orgullo y ambición. Trascenderlo es desplegar las demás energías, permitiéndoles fluir más libremente.
Los ejemplos que he dado son bastante rudimentarios. Pero, como declaré, es mejor hacer el Alfabeto del Deseo más complejo. Para hacerlo, creo que es necesario tomar un inventario personal de ti mismo y anotar tantos aspectos y sus opuestos como puedas. De hecho, puede ser una buena idea tener dos alfabetos separados – un alfabeto que se concentre en elementos individuales de ti mismo, sin su opuesto como factor, y otro alfabeto que se concentre en estos elementos de una forma dualista. De esta manera se puede obtener los beneficios de ambos tipos de alfabetos. Pero, por supuesto, la elección es tuya. La experimentación y experiencia es siempre la clave y aprenderás mientras marchas hacia delante – mucho más de lo que aprenderás de cualquier libro.
Una vez hayas establecido todos los sigilos en tu Alfabeto del Deseo, puedes entonces expandir sus asociaciones adscribiendo ciertos aromas, colores, luces, piedras, etc., a ellos. Estos pueden ser usados como parte de evocaciones o lanzamiento de hechizos con el fin de elevar el efecto experimental y poder del trabajo. Por ejemplo:

Amor

Aroma: Rosas

Luz/color: Rojo/Blanco

Odio

Aroma: Tabaco

Luz/color: Rojo/Negro

Puedes incluso deificar cada uno de los elementos de tu Alfabeto del Deseo en la forma de mitos personales – esto es, escribiendo una mitología para ellos, completa con el mito de la creación, mitos de varias batallas y orígenes, y el mito de la disolución final del cosmos. Cuanto más los personifiques, mejor, porque el Alfabeto del Deseo funciona como un panteón personal. También se pueden crear Servidores para corresponderse con las diferentes letras del alfabeto, imbuyéndoles con una consciencia distintiva y especial.
Todo el Alfabeto del Deseo – junto con todas sus correspondencias – debería escribirse y guardarse en un libro especialmente asignado para este propósito. Puedes dedicar una página o dos a copiar el sigilo y sus significados, usos y asociaciones mágicas. Servirá como tu propio grimorio privado – un grimorio que ningún otro debería ver y que está únicamente vinculado contigo y tu consciencia.

Activando el Alfabeto del Deseo

Con el Alfabeto del Deseo ahora completo, el siguiente paso es activarlo de una manera mágica. La mejor forma para hacerlo es a través de diferentes ceremonias o rituales de evocación – una ceremonia para cada letra del alfabeto así como una ceremonia final para el alfabeto como una totalidad. Al hacerlo así, las solidificas en tu consciencia y les das la energía necesaria para hacerlas mágicamente efectivas en el futuro. Este es un paso muy importante, pero algunos han informado de éxitos con el Alfabeto del Deseo sin hacer realmente dichos ritos. El mismo acto de creación de las diferentes letras del Alfabeto del Deseo puede darles la energía necesaria, o no, dependiendo del mago en cuestión. No obstante, aun así te recomendaría realizar las ceremonias y no dejar nada al azar.
Un ritual o ceremonia usados para activar una letra en el Alfabeto del Deseo, debería incluir los siguientes rasgos:

1. Intensidad mental o física, o ambas.
2. Una representación de la letra.
3. La presencia de cualesquiera elementos asociados con la letra.

Cuando se realiza esto, la letra del alfabeto asume un nuevo significado.
Echemos un vistazo a cada uno de estos rasgos individualmente, así como a cómo funcionarían realmente en un ritual. Hay varias formas de establecer intensidad mental o física. El dolor y el placer sexual son las formas más obvias, pero estas no son las únicas maneras, ni son necesariamente las mejores para cada tipo de letra. De hecho, cada letra debería ser cargada en la presencia del estado mental o sentimientos asociados con la misma, junto con cualquier otra cosa asociada con ella tales como incienso, luces, etc.
Como un ejemplo, tomaremos uno de mis esquemas sugeridos para diferentes letras del Alfabeto del Deseo:

1. Amor/Odio

2. Alegría/Tristeza

3. Lujuria/Disgusto

4. Paz/Agitación

5. Luz/Oscuridad

6. Orden/Caos

7. Lógica/Irracionalidad

8. Energía/Letargo

En el caso del amor, podrías dedicar un periodo de tiempo meditando en la imagen de alguien a quien amas, junto a la representación visual de la letra. Si has asociado ciertos arreglos de luces de color con la letra y/o ciertas fragancias, tenlos también presentes. En el caso del odio, la imagen puede ser alguien o algo que odias. Podrías hacerlo con cada una de las letras, de hecho, pero hay otras actividades que también pueden aplicarse. Por ejemplo, en el caso de la alegría, podrías acompañarla con un tipo de música particularmente alegre. Si es tristeza, la música triste puede tener el mismo efecto. La lujuria y el disgusto pueden también ser incitados por objetos o imágenes de lujuria o disgusto estando presentes. Los otros temas son más esotéricos, pero si dedicas tiempo meditando sobre ellos junto a las letras y cualesquiera otros aspectos asociados del ritual, las apropiadas asociaciones mágicas serán hechas. La cuestión principal es encontrar la imaginería y actividades que puedan realizarse en tándem con dichas energías asociadas con la letra, así como la presencia de la letra en sí. Si puedes hacerlo, triunfarás. Una vez pases a través de todo el esquema que hayas dispuesto, podrás entonces empezar a usar las letras de una forma mágica como parte de tus rituales.

Usando el Alfabeto del Deseo

Hay una plétora de usos para el Alfabeto del Deseo, pero todos se pueden reducir a la idea básica de expansión y utilización del poder de los diferentes elementos de tu propia psicología. La cuestión es cómo hacer un mejor uso de tu psicología de una forma mágica. Cada elemento psicológico nuestro, contiene dentro de sí un grado de poder mágico, y por lo tanto un conocimiento de cómo aprovechar dicho poder es inestimable tanto para el mago aspirante como para el consumado. Hay varias maneras en las que puedes usar el Alfabeto del Deseo, pero en aras de la simplicidad describiré algunas de las más comunes y simples. Ten en cuenta que mis descripciones de cómo hacerlas serán un poco breves, y si quieres una mayor elaboración necesitarás consultar otros libros sobre el asunto. Si tienes un conocimiento trabajado de la magia, no obstante, estas descripciones rápidas deberían ser suficientes para ponerte en marcha.

Talismanes

El primer método de utilización del Alfabeto del Deseo es la creación de un talismán. Para hacerlo, la letra del alfabeto se carga como se describió más arriba, después es grabada, dibujada o pintada sobre el objeto material. Si estás usando cera, puedes colocar sustancias asociadas con la letra en la misma cera. Se cree que esto fomenta su potencial al establecer las correspondencias y armonías mágicas. Hay una plétora de formas en las que puedes hacer un talismán, pero la intención básica de un talismán es servir como un punto material de enfoque para la energía mágica. Si esto ocurre, entonces el talismán puede incrementar el poder mágico siempre que esté presente, así como sirve como una influencia sobre el área en la que se coloque el talismán. Entro en mayor detalle sobre cómo usar los talismanes desde la perspectiva de la magia del caos, en mi libro Magia del Caos y Talismanes.

Evocación
El segundo método es evocar realmente la letra como si se estuviera evocando a un espíritu. Esto se haría solo después de que la letra haya sido suficientemente cargada. Entonces la letra es usada como un sello o sigilo, sobre el que se realiza el ritual de evocación. En resumen, un ritual de evocación involucra lo siguiente:

La letra se coloca sobre un altar.
Se enciende el incienso y se le deja llenar la habitación para el trabajo ritual.
El mago mira la letra, concentrándose en ella y pidiéndole que se revele a sí misma en forma espiritual.
La letra se manifiesta, liberando su energía. El mago entonces tiene un encuentro subjetivo con el “espíritu” de la letra, la intención de lo cual es permitir un mayor grado de entendimiento y familiaridad con los significados e implicaciones más profundas de la letra.

Según los principios de la magia del caos, si la letra es evocada de esta manera, puede ser usada como una manera de dispensar poder mágico, lanzar hechizos, servir como base para una penetración más profunda, etc. Entro en más detalle en cómo se hace en mi libro Evocación a Través de la Magia Sigílica: Una Guía para Contactar con Otras Realidades.

Meditación

El tercer método es meditar sobre la letra. Esto es muy similar a la evocación, solo que se hace en una posición sentada y la principal intención es la revelación. El mago del caos mira a la letra igual que se hace en el caso de la evocación, permitiendo que un significado y presencia más profundos se manifiesten en la consciencia. La imagen real de la letra sirve como base para la concentración del mago, pero la intención es traer a la mente un sentido “místico” de la letra, permitiendo un encuentro más profundo y provechoso. Describo esto en más detalle en mi libro Meditación Sigílica. 

Control de Sueño

Si una letra particular es asociada con la ensoñación, puede ser usada como un medio de inducir sueños lúcidos. Esto se hace cargando y asociando fuertemente la letra con el concepto de la ensoñación, tanto así que siempre que se vea la letra, la mente instantáneamente reaccione a ella asociándola con la ensoñación. Entonces será posible usar la letra como una forma de hipnotizar la mente para que entre en un sueño lúcido. Por ejemplo, el mago puede colocar la letra en el techo (o algún otro lugar visible cómodamente) y caer dormido mientras se la mira. O puede ser empleada en una sesión de meditación. Y, como un beneficio añadido, la letra puede aparecer en el sueño haciendo que el mago reconozca instantáneamente que está soñando y con ello, entrar en un sueño lúcido. Se puede encontrar más información en mi libro Magia Onírica: Sueño Lúcido, Magia del Caos y Evocaciones de Sueño.

Adivinación

El cuarto método es usar las letras del alfabeto como signos indicadores de diferentes resultados o interpretaciones. Cuando se hace, puede usarse para propósitos adivinatorios.
Realmente, si quieres usar el Alfabeto del Deseo como un medio de adivinación, vas a necesitar crear un set mayor de letras que el que se usa con propósitos de hechicería o evocación. Teóricamente, es posible que el Alfabeto del Deseo sea bastante limitado si te restringes solo a propósitos no adivinatorios, pero la complejidad de la adivinación requiere un repertorio mayor de letras, o una forma de usarlas de una manera compleja. Si estás familiarizado con las diferentes formas en las que las cartas de Tarot pueden ser tiradas o usadas, por ejemplo, o la Geomancia, tendrás una idea de lo que quiero decir. No obstante, aun así recomendaría expandir el número de letras si quieres usarlas en la adivinación. El I Ching, por ejemplo, tiene 64 hexagramas y cada uno posee diferentes interpretaciones dependiendo de si los lanzamientos de monedas son todo caras, cruces o se mezclan ambas. La cantidad de interpretaciones posibles es bastante grande y esto hace que la adivinación sea potencialmente más adecuada. Recomendaría la creación de un Alfabeto del Deseo exterior basado en tu alfabeto central, y hacerlo bastante grande. Probablemente necesitarás estudiar diferentes sistemas adivinatorios y modelar el tuyo a partir de ellos, pero puedes hacer algo tan simple como crear una baraja de cartas basada en el Alfabeto del Deseo y hacer la adivinación barajándola y sacando cartas. Austin Osman Spare usó un método similar a este, aunque con sus propias complejidades.
Estas son algunas recomendaciones generales, como puedes ver. He decidido no entrar en detalles porque el Alfabeto del Deseo está pensado para ser un proyecto personal, y cuanto más personal sea, mayor su poder. Si quieres más información sobre la evocación o meditación y el control de sueño, he escrito libros sobre cada uno de estos temas desde la perspectiva de la magia del caos. Mientras que para la adivinación, recomiendo el estudio de diferentes sistemas de adivinación y ver cómo sus métodos podrían aplicarse a aquello que te gustaría crear.

Conclusión

Esto concluye mi libro sobre el Alfabeto del Deseo. Sé que me acerqué a ciertos aspectos del tema bastante brevemente, pero esperaba cuando lo escribí que fuera suficiente para al menos dar una idea de cómo funciona todo. Reiterar, que el poder pretendido en el Alfabeto del Deseo proviene de la manera en que su creador (tú) innove y lo expanda por sí mismo. Hay un modelo a seguir y unos pocos puntos a tener en cuenta, pero en última instancia depende de ti decidir cómo lo hagas y cómo y para qué lo uses. Recuerda también que tu Alfabeto del Deseo puede experimentar muchas modificaciones a lo largo del tiempo. De hecho, lo necesita. Cuanto más agudo y perfecto, más personal se hará. Y considerando que su poder se supone que deriva de en qué medida tu personalidad esté metida en él, se volverá más efectivo cuanto más personal se haga. Ten en cuenta también que el Alfabeto del Deseo es solo una herramienta entre muchas. Algunas personas pueden descubrir que se convierte en el foco exclusivo de sus prácticas mágicas, mientras que otros que solo tiene un uso ocasional. Ya que el barómetro real de la magia es su eficacia, la experimentación es tan crucial como la innovación a este respecto. Pero a diferencia de otras formas de magia, el Alfabeto del Deseo es un viaje exclusivamente personal – estás creando tus propios símbolos y formando el lenguaje de tu propio paradigma en lugar de confiar en lo que otro ha construido. Realmente la idea del Alfabeto del Deseo fue confeccionada en primer lugar por Austin Osman Spare, pero si vemos su intención más de cerca, vemos que estaba animándonos a crear algo nuevo por nosotros mismos – no a imitar simplemente sus propias ideas. En el método de Austin Osman Spare vemos la unión perfecta de la subjetividad y la objetividad, la obra de arte privada y las fuerzas universales: esto crea (o desvela) una nueva dimensión en la práctica mágica, dando al individuo un papel mayor y más importante. Y, en última instancia, los deseos que subyacen en la magia son de naturaleza individual, por ello no sorprende que eventualmente alguien creara un sistema que se configura de tal manera que da al individuo ideas sobre cómo crear su propio sistema. Eso es lo que el Alfabeto del Deseo es en última instancia: la creación de tu propio sistema de símbolos, haciéndolo resonar contigo alineándolo con los diferentes aspectos de tu psicología. Espero que encontraras este libro útil en tal empeño, pero recuerda que en última instancia depende de ti qué hacer con la información. Con eso dicho, buena suerte.


------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:


2 comentarios:

  1. Muchas gracias por la traducción. Genial el texto, me viene perfecto, le quería dar fuerte al scrying.

    Echaré un vistazo al libro por si me lo compro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias anónimo, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar