domingo, 12 de marzo de 2017

Robando el Fuego del Cielo IX

Por Stephen Mace
(Traducido por Manon de Stealing the Fire from Heaven)

XIV. Proyección Astral

Como hemos dicho en el Capítulo II, el dominio de los poderes de la mente del hechicero es el inconsciente. Es llamado el inconsciente porque no somos totalmente conscientes de él, es el piloto automático que nos hace pasar a través de puertas, nos guía por la calle, nos hace ofendernos con nuestra tía Mary, o cualquier otra cosa que hacemos automáticamente sea que nuestros intelectos se preocupen de ello o no. Pero a pesar de su papel clandestino, es posible para nosotros examinar nuestras mentes inconscientes, al menos desde un ángulo oblicuo. Podemos implicarnos en la introspección (“¿Qué pasa con tía Mary que me da calambres en el estómago?”), registrar e interpretar nuestros sueños, tomar drogas o invertir en la asociación libre sobre el sofá del psiquiatra. Todos estos métodos tienen su lugar, pero un hechicero necesita algo más directo. Una técnica, por supuesto, es el automatismo. Otra es la proyección astral, la exploración deliberada de una región a medio camino entre los sueños y la fantasía, una que los hechiceros llaman el plano astral.

Es un plano en el que puedes encontrar tus poderes cara a cara y después luchar con ellos hasta que estén de acuerdo en servir a tu voluntad.

El plano astral es el reino donde se lleva a cabo la clarividencia, y también puede ser usado para viajar a lugares distantes, reuniéndose con otros viajeros astrales, y como una región donde uno puede percibir la naturaleza interna y 'espiritual' de los objetos materiales y eventos externos. Estas son todas metas dignas, y el hechicero puede descubrir que usa el astral para llevarlas a cabo, pero su principal interés estará en él como la arena en la que encuentra los componentes de su mente inconsciente.

Viajando sobre el plano astral el hechicero puede inspeccionar su psique de primera mano. Puede cartografiar sus características destacadas y entrevistarse con los poderes que las habitan, adquiriendo familiaridad con la que poder invocar sus energías para cargar sus sigilos. Y si puede avanzar lo suficientemente profundo, entrará en lo que podría llamarse el inconsciente colectivo. Allí puede encontrar las formas astrales de cualquier otra entidad en existencia –desde el árbol de su patio delantero o su tía Mary, hasta Aiwass, heraldo del nuevo æon, que dio voz pero no mostró forma a Aleister Crowley el 8, 9 y 10 de abril de 1904. Pero más sobre eso más tarde.

Lo que no quiere decir que vaya a dejar a Crowley justo ahora. Un mago inglés (1875-1947) de la escuela Rosacruz, Crowley más que cualquier otro es responsable del renacimiento de la magia que ha tenido lugar en este siglo. Aunque su simbolismo fuera tradicionalmente qabalístico, su enfoque tanto de la teoría como de la técnica de la magia se distinguió por una integridad intelectual que es la cosa más cercana a un método científico que ninguna religión puede esperar lograr. Es verdad que su reino astral era Rosacruz, lleno de símbolos qabalísticos puestos en su lugar durante su adoctrinamiento en la Aurora Dorada, la orden inglesa que le dio su primer entrenamiento. Pero este es solo un asunto de decoración. Incluso si su visión del astral era radicalmente diferente de lo que un mago no qabalista podría ver, las técnicas que usó para abordarlo y manejarlo son tan buenas que seríamos negligentes de hecho, si las ignoráramos.

Los aspectos del enfoque de Crowley que subrayaremos aquí son:

1. Su visión sobre las realidades relativas de la consciencia normal y de la consciencia astral.

2. Su procedimiento para ir de la consciencia normal a la astral.

3. Su procedimiento para verificar la verdadera naturaleza de los seres astrales.

4. Su procedimiento para retornar a la consciencia normal.

5. La ascensión sobre los planos.

1.) Crowley basó su enfoque en la asunción de que todos los seres humanos poseen un cuerpo astral cuya función es percibir el plano astral. “Dentro del cuerpo humano hay otro cuerpo de aproximadamente el mismo tamaño y forma, pero hecho de un material más sutil y menos ilusorio. ¡Por supuesto no es 'real', pero no más que lo es el otro cuerpo!... No hay tal cosa como la verdad en el universo perceptible, toda idea cuando se analiza se encuentra que contiene una contradicción. Es bastante inútil (excepto como un expediente temporal) establecer que una clase de ideas es 'más moral' que otra”. Por ello, como un expediente para el viaje alrededor de su inconsciente, Crowley adoptó el cuerpo astral (o “Cuerpo de Luz”), como todo el mundo que esté empezando esta práctica, porque es esencial tener un fundamento sólido para tu trabajo aquí. La mejor forma de establecer uno es construir un cuerpo como el tuyo carnal en lo más posible, y después educarlo moviéndolo alrededor de su reino. No importa si inscribes pentagramas qabalísticos con tu vara y espada o asumes la forma de las letras sagradas de tu propio diseño, todavía deben tener una forma seas 'realmente' tú. Es más fácil si es similar a lo que ves en tu espejo, y fácil de usar es lo que hace a una forma 'verdadera'.

2.) Con la técnica de Crowley para la proyección, el hechicero empieza realizando las abluciones rituales, vestirse con la túnica, el destierro y una invocación general. Enciende el incienso, se sienta en una posición cómoda y cierra sus ojos. Después imagina un duplicado de sí mismo “como envolviendo a su cuerpo físico, o estando de pie cerca y frente a él. Que transfiera el asiento de su consciencia a esa figura imaginada, así que pueda parecerle que está viendo con sus ojos y oyendo con sus oídos”. Una vez hecha la transferencia (y probablemente será la única dificultad real en el proceso), el viajero debería elevarse hasta que se encuentre en un paisaje, donde pueda deambular, en el que encontrar espíritus y generalmente sentirse acostumbrado a su forma astral. Su experiencia aquí será más vívida de lo que su imaginación normal le ofrecería, aunque menos real que un sueño, y será esta materia mental con la que tratará cuando haga su trabajo astral.

Una vez el hechicero se sienta en casa, se dará cuenta de que es capaz de crear cualquier parafernalia mágica (altares, varas, espadas, etc.) que necesite para realizar cualquier ceremonia en el astral, aunque esta será de más uso para un mago tradicional que para el que use nuestro procedimiento “desnudo”. Las herramientas que cree, no obstante, debería tener el cuidado de reabsorberlas cuando haya terminado, así como no gastar su luz contaminando los planos.
Podría añadir que después de que uno se familiariza con el astral, el 'salto' que se hace para empezar el viaje puede no ser ya necesario. Personalmente usa una letra sagrada para hacer que mi forma astral dé un salto fuera de mi cuerpo sentado y se ponga de pie en el plano astral. Y cuando deseo reasumir la consciencia normal, tengo otra que me hace revertir el movimiento y sentarme de nuevo en mi cuerpo.
3.) El gran peligro en el astral viene cuando el viajero se encuentra y trata con las otras entidades que descubre allí. “Probablemente verá figuras que se le acercan... que les hable a dichas figuras, e insista en ser respondido, usando los apropiados pentagramas y signos, que previamente se nos enseñó. Que viaje a voluntad, con o sin la guía de tal figura o figuras... Que tenga cuidado de los mil ataques sutiles que experimentará, probando cuidadosamente la verdad de todos aquellos con los que hable. Ya que un ser hostil puede aparecer vestido con gloria, el pentagrama adecuado en dicho caso le hará marchitarse o desmoronarse”.
Por supuesto, no vamos a usar el pentagrama aquí, así que necesitamos reemplazarlo con otra cosa. Con lo que elijas reemplazarlo es por completo tu asunto, pero te sugiero que la imposición de una letra sagrada de espíritu sobre la forma de la entidad que afirma ser ese espíritu parece ser efectiva. Si dice la verdad, se hará más fuerte. Si es un impostor, se esfumará.
Una vez llegas a los espíritus con los que quieres hablar, puedes preguntarles sus nombres. Esto es esencial, ya que una vez tengas sus nombres para salmodiar mientras visualizas sus letras sagradas, puedes hacerles venir más fácilmente que si usas solo las letras.
Otra forma de hacer que un espíritu venga es transformar tu propia forma en la del dios (en el uso Rosacruz) o la letra sagrada que tiene autoridad sobre él. Esto no quiere decir, sin embargo, que debas permitir alguna vez que un ser del astral entre en tu Cuerpo de Luz. El dios o letra sagrada es la forma ideal, mientras que lo que viene en respuesta es solo la aproximación de tu propia psique a él. Invitarlo es pedirle que te obsesione. Por el contrario, deberías guardar una buena distancia, mantener un cordial pero firme comportamiento, no regatear y mantener siempre la mano levantada. Si alguna vez te parece que podrías perderte, destierra y termina la proyección a la vez.
No deberías ir demasiado lejos en tu viaje, o quedarte después de que empieces a estar cansado, porque si caes dormido, te debilitas o por otra parte te vuelves descuidado con lo que estás haciendo, te abres a la obsesión. Pero entonces es bastante fácil regresar. Crowley sugiere que podrías imaginar un carro ardiente que te lleve hacia la tierra, o simplemente puedes descender. Una precaución: si alguna vez inventas una letra sagrada específica que te haga ascender, también deberías definir una con la que bajar, porque si no podrías encontrarte con el agua al cuello.
4.) Una vez de vuelta, solo necesitas reunir tus cuerpos y despertar, pero este es el paso más importante, y debe hacerse de forma definitiva. “Que el estudiante haga que su cuerpo imaginado, en el que se supone que ha estado viajando, coincida con el físico, estrechando sus músculos, atrayéndolo con su inspiración y poniendo su dedo índice en sus labios. Después que 'despierte' por un definido acto de voluntad, y registre sobria y adecuadamente su experiencia”. Al poner el dedo índice en los labios muestra lo que Crowley aconseja que es la asunción de la forma divina de Harpocrates –el Niño en el Huevo, el Huevo ceñido con la serpiente de tu voluntad. Puedes reforzar esto usando el ritual de destierro de los tres anillos que dimos en el Capítulo VI.
Crowley recalca que el viajero no debe descuidar esta reunificación, ¡incluso para empezar un novicio que está seguro de que nunca se separó! “Si fallas en [reunificar] apropiadamente, puedes encontrarte en serios problemas. Tu Cuerpo de Luz puede deambular sin control, y ser atacado u obsesionado. Te volverás consciente de esto a través de la ocurrencia de dolores de cabeza, malos sueños o incluso signos más serios tales como histeria, desmayos, posiblemente locura o parálisis. Incluso el peor de estos ataques probablemente pasará, pero puede dejarte permanentemente dañado en una mayor o menor medida”.

5.) La práctica de la ascensión sobre los planos es importante como una forma de descubrir justo cómo los poderes de tu inconsciente están dispuestos los unos con los otros. Lo que involucra es la elección de un punto de inicio y después la ascensión, pasando todas las barreras que seas capaz de pasar y tomando nota de las condiciones cambiantes cuando las pases. De esta forma encontrarás aspectos de tu inconsciente que no tenías ni idea de que existían, las estructuras que conectan tu mente a la Mente en la fuente de todo. Es tan diferente de invocar lugares planificados con antelación y simplemente ir a ellos, como un tour andado de Manhattan es diferente de tomar el metro y aparecer en la Calle 42, el World Trade Center y la Battery.
Este resumen del viaje astral debe quedar como eso, un resumen. Hemos dado suficiente con lo que trabajar, pero hay mucho más, la mayoría de lo cual se da en Magick in Theory and Practice de Aleister Crowley (Dover, 1976), de donde han salido todas las citas anteriores. Es un libro maravilloso, sea que elijas usar su sistema qabalístico o no, siendo la Qabalah casi digna de aprenderse para ser capaz de entender todas las referencias que él hace. Cómpralo.


------------------------------------------


Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada