sábado, 28 de enero de 2017

Robando el Fuego del Cielo IV

Por Stephen Mace
(Traducido por Manon de Stealing the Fire from Heaven)

VIII. La Técnica de A. O. Spare para la Conjuración Elemental

Para conjurar con éxito, entonces, el hechicero que usa la represión debe sofocar su deseo para que se separe de su ego, y después dinamizarlo para que pueda llevar a cabo su misión. Y debe ser dinamizado, el simple olvido no es suficiente. Un neurótico sexualmente reprimido, por ejemplo, dinamiza a su demonio cada vez que su madre le pide que la lleve al cine el viernes por la noche. Nuestros deseos de corazón merecen tanto, que por ello necesitamos una manera de cargarlos con verdadera emoción. Por esto Spare recomendaba el uso del “principio Ni lo Uno-Ni lo Otro” para producir un tipo de energía a la que llamó “creencia libre”.

El principio Ni lo Uno-Ni lo Otro afirma que no hay verdad en ningún lugar que no esté equilibrado por una verdad igualmente opuesta en algún otro lugar, y solo hay perspectiva y circunstancia para determinar lo que parece más verdadero en algún momento dado. Para aplicar este principio a la conjuración, espera hasta que estés absolutamente seguro de que algo es cierto, después busca su opuesto(1). Cuando lo encuentres, has de oponerlo a tu 'verdad' y que se aniquilen lo uno a la otra tanto como puedan. Cualquier residuo deberías oponerlo a su opuesto, y así hasta que tu verdad se haya desmembrado y la pasión detrás de ella convertido en energía no dirigida –creencia libre. Aplicando el Ni lo Uno-Ni lo Otro podemos destripar las convicciones sin sentido que nos obsesionan cada día y usar el poder liberado para causar los cambios que deseamos.

Una vez generada la creencia libre, el hechicero debe enfocarla en su deseo sin permitir al deseo contaminar su pensamiento. Para lograrlo, Spare hizo uso de los sigilos –figuras lineales que el hechicero diseña para representar sus deseos. Los sigilos sirven como vías para que enfoque la creencia libre en sus deseos sin perturbar su sueño inconsciente. Al usar la libre creencia para quemar un sigilo en su imaginación, el hechicero empuja al poder a través de su psique profunda hacia la Mente de Dios, donde puede surgir cualquier inspiración o casualidad que pudiera requerir.

Pero su sigilo debe ser especial, no servirá cualquier diseño. Debe ser psíquicamente significativo incluso cuando no aporte indicación del deseo que representa, y por ello no podemos usar el simbolismo tradicional. Si, por ejemplo, un hechicero usara el símbolo astrológico del sol para designar su deseo de un salario superior, sería fácil para su mente seguir una cadena lógica que condujera a pensamientos de energía y oro, la sustancia y símbolo de la riqueza. En un abrir y cerrar de ojos él estaría hablando de su falta de él, derrotando su esfuerzo por reprimirlo. Por ello necesitamos una forma de diseñar sigilos que no recuerden a nada en absoluto.

Spare nos ofrece un método tan simple que puede incluso ser perfecto. El hechicero simplemente escribe su deseo en una frase concisa, elimina las letras duplicadas y después usa las restantes para hacer un diseño lineal. Si, por ejemplo, quería traer a casa un sueldo mayor, su frase podría ser: “Permíteme ganar más de Morten”, siendo Morten su jefe. Su sigilo podría parecerse a este:


Una vez el hechicero ha diseñado su sigilo, debe encomendarlo a la memoria. Debe estar tan firmemente ahí, que pueda evocarlo en su imaginación cuando sea que la libre creencia esté disponible para cargarlo.

Tan pronto como esté seguro de la forma de su sigilo, el hechicero debe empezar a mantenerla tanto a ella como a su deseo fuera de su pensamiento. Simplemente no se permitirá considerarlos. En The Book of Pleasure Spare escribió que cuando un sigilo salta a la corriente normal de pensamiento del hechicero, debe echarlo deliberadamente, olvidándolo por un acto de voluntad. Esto lo activa por lo que “domina en el periodo inconsciente, su forma se nutre, se le deja apegarse a la subconsciencia y volverse Orgánico”. De esta forma su sigilo es plantado, preparado para ser regado con cualquier libre creencia que pueda verter sobre él.

Para realizar este riego en la práctica real, el hechicero debe entrar en un estado de vacuidad, generar libre creencia y enfocarla en la concentración sobre su sigilo.

La vacuidad es un estado de no pensamiento, un espacio limpio parecido a lo que hace un destierro. Aunque no menciona el destierro en The Book of Pleasure, Spare sugiere que la vacuidad puede producirse a través de largas caminatas, tenis, alcohol, mantras y posturas de yoga, incluso jugando en solitario –cualquier cosa que mantenga la mente consciente del hechicero en espera para que no obstruya su sigilo. También, podría yo añadir que la fuerte pasión convertida en libre creencia a menudo resulta en vacuidad, simplemente porque la libre creencia es tan intensa que no permite que ningún pensamiento coherente permanezca en nuestra mente. En dichos casos es imperativo que la energía se enfoque en un sigilo, si no se desmoronaría, volviéndose comida para el peor tipo de bicho mental.

Una vez lograda la vacuidad, el hechicero reunirá cualquier libre creencia que pueda y la usará para visualizar su diseño.

En el caso de la magia para el trabajo de nuestro hechicero, podría él encontrarse capaz de cargar su sigilo después de que su esposa le pregunte, “¿Cuándo vas a pintar ya la casa?” después de la decimoquinta vez. Lleno de resentimiento por su malhumorado tono, dejaría de jugar al béisbol y se dirigiría hacia el garaje, reconocería que su irritación es un poder apto para cambiarlo a libre creencia. Así conforme su ego se amortigua por el raspar de su espátula, considerará la manera abrasiva de su esposa. Una vez su irritación se haya desarrollado al máximo, se sentiría contrariado al recordar que había prometido pintar la casa, que había estado posponiéndolo desde el otoño pasado, y que el trabajo será más sudoroso a medida que el verano se hace más caluroso. Estas perspectivas contrarias se cancelarían la una a la otra en gran medida, pero quedaría un residuo: un fastidio hacia la casa por necesitar pintura después de todo. A esto opondría el hecho de que todo se deteriora, y si deseaba detener el deterioro tendría que suministrar una protección efectiva. Pero esto le dejaría con la inevitabilidad de la decadencia en sí misma, que es la base para el Primera Noble Verdad de Buda –que Todo es Dolor. Destruiría este estado de ánimo buscando lugares de placer a mano, mirando a un tulipán rojo fuego o al cielo azul oscuro, quizá vislumbrando incluso una minúscula gaviota desplazándose sobre altas brisas.

En este momento el fastidio de nuestro hechicero no tendrá base racional y la energía que ha generado resintiéndose de su esposa solo existirá como una potencia indiferenciada –libre creencia. Él puede enfocar esto en su deseo por un sueldo más elevado cerrando sus ojos, visualizando su sigilo y usándolo para llenarlo con poder. El sigilo debería arder brillantemente bajo este estímulo, al rojo vivo contra el brumoso telón de fondo, hasta que la libre creencia se apague y la irritación original esté cerca del olvido. Entonces el diseño se desvanecerá y el hechicero lo olvidará hasta que una nueva fuente de libre creencia se presente y lo llame para recargarlo. Continuará empapando con su libre creencia su sigilo hasta que Morten le de más horas extraordinarias, aumente las responsabilidades, o una oportunidad para aprender un trabajo de mayor sueldo. O quizá el hechicero se dará cuenta de que el trabajo debe fracasar, en cuyo caso abandonará el sigilo y elegirá un curso diferente contra su problema.

(1) El Ni lo Uno-Ni lo Otro funciona contra toda limitación, objetos materiales así como opiniones políticas y emociones del corazón. Si tu “verdad” es, por ejemplo, el hecho de que tu casa existe, simplemente mira por adelantado a través de los años, imaginando su lenta decadencia hasta que finalmente retorna a la tierra, aunque se necesite un glacial para triturarla.

------------------------------------------


Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada